Accueil I.A.D.

www.vade-retro.fr

I - ¿Por qué la liberación?

LA ORACION DE LIBERACION.

Hno. Pablo María de Mauroy

    Dios no siempre suprime el mal y, del mal, puede sacar un bien. La oración de liberación hay que situarla en el gobierno de Dios y su relación con el mal que agobia al hombre. En cada oración del «Padre Nuestro», el cristiano pide ser liberado del mal. Pero la oración de liberación toma otras formas como en la oración imperativa del exorcismo o en la oración de suplicación, en el caso del acompañamiento a personas que sufren. Es en función del mal del cual es necesario ser liberados y cooperando con el gobierno de Dios, que discernimos la oración que es necesaria utilizar.

    La oración de Liberación supone primero aquella que Jesús enseña en el «Padre Nuestro (1)», después, aquellas que enseña prácticamente en los exorcismos (2), en las curaciones tan numerosas y de toda especie (3), en aquellas que no son enseñadas a través de la Iglesia especialmente en los sacramentos que Cristo ha instituido; sobretodo en el sacramento de la penitencia, o en aquellas que la Iglesia ha puesto en valor a través de ciertas oraciones "de liberación". Si las oraciones más conocidas y más frecuentadas por los fieles son la oración dominical y los sacramentos, la más rara y secreta es la del exorcismo. La más reciente y todavía en desarrollo, es aquella que practican ciertos grupos de oración, especialmente en la renovación carismática, llamada oración de liberación.

    Es evidente que estas diferentes formas de oración no tienen el mismo fin inmediato, pero tienen el mismo objetivo final, la santidad. Como el mal y la influencia posible del demonio pueden desencadenar alienaciones especificas, la petición de liberación se hace en función de esta necesidad (4).

    Es por esto que la oración del "Padre Nuestro", que pide la liberación del mal sin otras precisiones, encierra todas las otras oraciones y las finaliza. Es bajo esta luz que todas las oraciones de liberación deben ser miradas y realizadas. No podemos interesarnos en todas estas oraciones, pero vamos a buscar el espíritu, abordando la petición del "Padre Nuestro". Después bajo esta luz miraremos la oración del exorcismo, y al final la oración “de liberación".

Notes: 1 - Lc 11, 2-4 y Mt 6, 9-13. La mención de la liberación del mal no se encuentra que en Mt "...y libranos del mal."
2 - odemos contar cinco exorcismos de Jesús en los Evangelios sinópticos: Mt 8, 28-34 (paralelo con Mc 5, 1-20; Lc 8, 26-38); Mt 9, 32-34 y 12, 22-24 (paralelo con Lc 11,14); Mt 15, 21-28 (paralelo con Lc4, 33-36). El episodio de la mujer encorvada en Lc 13, 10-17 es claramente una liberación del demonio, pero no por exorcismo.
3 - No menos de 34 veces aparecen las sanaciones realizadas por Jesús en los Evangelios, algunas se reagrupan, por supuesto.
4 - ANTO TOMÁS DE AQUINO, El Pater y el Ave, Paris, Nuevas ediciones latinas, 1967 n° 88: "Esta petición es general. Después de lo que dice San Agustín, ella concierne las diferentes especies de males, a saber los pecados, las enfermedades, las aflicciones." Recordemos que si el demonio es causa inmediata y próxima de algunos males, él es la lejana causa moral de todo mal: SANTO TOMÁS DE AQUINO, Catena aurea, Mt 6, 13 tomo I, Roma, Marietti, 1953, cap. VI, n° 10: "El nombre de mal designa aquí al demonio a causa de su maldad extrema, maldad que viene de su voluntad y no de su naturaleza.".


LA ORACIÓN DOMINICAL: «LÍBRANOS DEL MAL»

Librados y no liberados de todo en esta vida...

    Santo Tomás de Aquino interpreta la expresión «líbranos del mal» sin hablar nunca de suprimir el mal. La liberación del mal consiste, más que nada, en poder soportarlo. No solamente para no experimentar una consecuencia dramática en el plano de la vida sobrenatural - aquella de perder la relación con el Padre del Cielo por la desesperación que engendraría el sufrimiento -, sino porque hay un bien que se obtendrá. Para el doctor angélico, Dios libera al hombre del mal de cuatro maneras. La primera manera es no afligirlo, por ejemplo, si Dios juzga que él no puede soportar esta prueba (5).Entonces no se trata de suprimir el mal, sino de hacer que él no se manifieste, por misericordia. En segundo lugar, Dios libera al hombre del mal ayudándolo a soportarlo por el don de sus consolaciones (6). La liberación consiste entonces en impedir que el mal agobie al hombre, de manera que él no pudiera cargarlo más y que sea tentado de rebeldía. Las consolaciones de Dios aligeran el dolor de la aflicción. En tercer lugar, Dios libera al hombre del mal haciéndole olvidar, gracias a los favores concedidos (7). Y por último, Dios libera al hombre del mal sacando un bien de el (8).

Esta última manera es la más elevada, pues ella finaliza directamente la oración de petición. También se trata del don del Espíritu Santo más grande, el don de sabiduría:

    Dios libera al hombre del mal y de la tribulación, transformando la tribulación y el mal en bien; lo que es el signo de la grandiosa sabiduría, puesto que lo propio del sabio es ordenar el mal en bien; Esto se hace por la paciencia que tenemos en las tribulaciones. Las otras virtudes se sirven del bien, pero la paciencia se sirve del mal (...). Y es por esto que el Espíritu Santo nos hace pedir la liberación por el don de la sabiduría: y por ella llegamos a la bienaventuranza que ordena la paz, porque por la paciencia tenemos la paz en los momentos de prosperidad o de adversidad: y es por esto que los pacíficos son llamados hijos de Dios, semejantes a Dios porque nada puede perjudicar a ellos como a Dios, ni la prosperidad, ni la adversidad (9).

Notes: 5 - SANTO TOMÁS DE AQUINO, El Pater y el Ave, Paris, Nuevas ediciones latinas, 1967 n° 89: En primer lugar, Dios libera al hombre de la aflicción, haciendo que ella no llegue a él".
6 - Ibid., n° 90: "Privado de sus divinas consolaciones, el hombre no podría subsistir al medio de las pruebas".
7 - Ibid., n° 91: "En tercer lugar, Dios llena a los afligidos de tantos favores que ellos llegan a olvidar sus males".
8 - Ibid., n° 92: "En cuarto lugar, Dios transforma en bien las tentaciones y las tribulaciones".
9 - Ibid., n° 92 y 93



Subir


La Cruz, fuente de toda liberación


      Toda la economía de la Cruz está presente en esta última manera de ser liberados del mal, que es la oración dominical. La Cruz es el lugar de la salvación, de la liberación total del mal (10). La gracia cristiana da al creyente la capacidad de estar unido a Cristo crucificado y de participar en esta victoria sobre el mal, que no es la supresión de todo mal en esta vida (11), pero que nos obtiene el perdón del pecado (12). El resto del mal es llevado en esta vida, siendo sobrepasado por el Amor del Padre. Aquí no es el lugar de explicitar este misterio de la Cruz, pero es la gran luz sobre la liberación de todo mal.

      La manera sapiencial de ser liberado del mal es entonces de estar unido a Jesús crucificado que nos comunica su propia victoria sobre el mal, aquí en la tierra sobre el mal del pecado, y en la vida futura sobre el resto del mal (13).

      Sin embargo, en su vida apostólica, Jesús liberó una multitud de personas (14) de muchos males, suprimiéndolos, sin exigirles que los soporten. Una parte de estas liberaciones consisten en ordenar al demonio que «salga» del poseído. ¿Era por que no podían soportar este mal, como el teólogo lo ha afirmado en la primera explicitación de la oración de Nuestro Señor? ¿Cómo comprender estas oraciones de exorcismo de Cristo?

Notes: 10 - Heb 9, 22: "Sin efusión de sangre no hay remisión" y Jn 16, 11: "Y Él (el Paráclito), cuando Él venga, convencerá al mundo en lo referente al juicio (...) porque el príncipe de este mundo esta juzgado"...
11 - Rm 8, 17 "Somos hijos de Dios, (...) herederos de Dios y coherederos de Cristo, ya que sufrimos con Él, para ser también con Él glorificados".
12 - Rm 6, 11 "Así también ustedes, considérense muertos al pecado y vivos para Dios en Cristo Jesús".
13 - Jn 3, 14-15 "Como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que sea levantado el Hijo del hombre, para que todo el que crea tenga por Él vida eterna."
14 - Mt 8, 16-17 "Llegada la noche, le presentan muchos endemoniados; Él expulsa a los espíritus con una palabra, y curó a todos los enfermos, para que se cumpliera el oráculo del profeta Isaías: Él tomó nuestras flaquezas y cargó con nuestras enfermedades."


LA ORACIÓN DE EXORCISMO


      Recibimos en fe estos gestos de Jesús que exorciza a los poseídos (15). La manera sapiencial de ser liberados del mal, a la luz de la Cruz, nos pone inmediatamente frente a la interrogación de por qué el exorcismo: ¿cuál es la sabiduría de Dios ligada a este gesto? Si frente al mal, la sabiduría consiste en soportarlo, estando unido a la Cruz, ¿por qué esta gratuidad en los gestos de liberación de Cristo? Esto nos pondrá también frente a la cuestión del discernimiento en el plano pastoral: ¿cuál es el bien de la oveja de Cristo? ¿Qué conviene hacer para ayudar al cristiano según la intención de Cristo sobre él?

Notes: 15 - Notemos que San Juan no nos cuenta ningún caso ni cuando Satanás entra en Judas durante la última Cena. La única palabra de San Juan con respecto a la liberación se encuentra en 8, 32: "(...) la verdad los liberará". Para San Juan el último testimonio a la verdad es en la Cruz: Jn 18,37. Judas rechaza la Cruz y por esta razón no puede ser librado ni liberado.

¿POR QUÉ EL EXORCISMO (16)?


      El signo de la victoria de Cristo

      Jesús afirma claramente el por qué de este gesto frente a los judíos: « Pero si es por el dedo de Dios que expulso yo los demonios, es entonces que ha llegado a ustedes el Reino de Dios (17) ». De la misma manera, Él recomienda al poseído de Génésareth, que quería seguirlo después de su liberación, de decir a los suyos todo lo que el Señor había hecho por él, en su misericordia (18). Entonces se trata de una misericordia signo de otra cosa (19), es decir de una liberación más interior, aquella del pecado y sus consecuencias, gracias al Reino de Dios que ha llegado. El primer beneficiario de este signo, es el mismo poseído, no solamente porque ha sido liberado, sino también porque él quiere seguir a Cristo. El Señor se lo permite, no materialmente, sino volviéndose testigo de la venida del Reino de Dios.

      Este signo ordenado a la conversión no es un carisma – si bien, puede haber un carisma de liberación -, porque Jesús confía este ministerio a sus Apóstoles (20) en el marco de su sacerdocio. Jesús lo ha igualmente confiado a los 72, en el marco de su misión (21). Sin embargo, la historia de la Iglesia muestra a través de los Padres del desierto, que el exorcismo ha sido practicado por los monjes no clérigos e igualmente por los laicos (22). Esto nos obligará a precisar la virtud del exorcismo (23).

      Porque la finalidad del exorcismo es de ser signo eficaz del advenimiento del Reino de Dios, en primer lugar para aquel que se beneficia, esta oración de liberación puede ser llamada sacramental (24). El mandato eficaz dado al demonio con la autoridad del nombre de Cristo, es para aquel que se beneficia, el signo de la victoria de Jesús. La adhesión a esta victoria en la fe, es apoyada por el don de este signo. Lo propio del sacramental es ayudar a la fe de aquel que se beneficia del sacramental, ayudarlo a ser más ferviente gracias al signo. La eficacia de la orden también hace entonces parte del signo. Es por esto que el exorcismo esta próximo de los sacramentos de la nueva Alianza en razón de su eficacia, pero se diferencia de ellos, por el hecho que no da la gracia sino que aparta solamente los obstáculos. Casi podríamos decir que el exorcismo es un sacramental de la esperanza. Un signo eficaz es dado de tal manera que hace renacer el deseo. Aparte, la liberación del demonio es signo (no eficaz) de la liberación interior del pecado. En esta perspectiva, el exorcismo es el sacramental ordenado al sacramento de penitencia.

Notes: 16 - Sobre la pregunta del exorcismo, aprovecharemos de leer Marc Antoine FONTELLE, Recibir hoy el exorcismo, Paris Téqui, 1999, como también los libros de la Asociación Internacional para la Liberación (I.A.D.): La liberación y el exorcismo (2001), La oración de liberación y el exorcismo. Frente a los actuales desafíos del demonio (2003), La oración de liberación y el exorcismo. El discernimiento (2005), La oración de liberación y el exorcismo. La brujería en África (2006), libros editados en Saint-Benoît-du-Salut, Ed. Bénédictines; ver también el padre René CHENESSEAU, Diario de un padre exorcista, Saint-Benoît-du-Salut, Ed. Bénédictines, 2007
17 - Lc 11, 20.
18 - Mt 5, 19.
19 - SANTO TOMÁS DE AQUINO, Suma Teológica III, q. 71, a. 3: "Los ritos del exorcismo alejan un doble obstáculo que se oponen a la recepción de la gracia de salvación. De estos obstáculos, uno es exterior: es el demonio que se esfuerza en impedir la salvación del hombre (...) El otro obstáculo es interior, en el sentido que envenenados por el pecado original, nos sentidos se cierran a la recepción de los misterios de la salvación".
20 - Mt 10, 1 : "Habiendo llamado a sus doce discípulos, Jesús les dió poder sobre los espíritus inmundos, de manera a expulsarlos y sanar toda enfermedad y toda dolencia".
21 - Lc 10, 19 : "Miren, que les he dado el poder de pisar sobre serpientes y escorpiones, y sobre todo poder del enemigo, y nada les podrá hacer daño". Jesús respondía a los 72 que se alegraban de que los demonios les estaban sometidos en el nombre de Jesús
22 - SAN JUSTINO, Segunda Apología, VI, 5, 6 "Hay en el universo y en nuestra ciudad un número de endemoniados que los otros exorcistas, encantadores, magos no han podido curar; y que un número de entre nosotros, cristianos, que ordenándoles en nombre de Jesucristo crucificado bajo Poncio Pilato, han sanado y sanan hoy en día, reduciendo las potencias, expulsando los demonios que poseen los hombres".
23 - ST, III, q. 71, a. 3 : "Algunos dicen que los exorcismos no tienen ninguna eficacia, sino que son signos. Pero esto es evidentemente falso, porque la Iglesia, en los exorcismos, usa palabras imperativas para expulsar el poder del demonio".
24 - Es así que el derecho canónico "clasifica" el exorcismo, cf. canon 1172. Ver también. S.T. III, q. 71, a. 3 ad 2 "Es de la naturaleza del sacramento el de producir su efecto principal, la gracia, que restablece la falta o suple algunos defectos. Pero esto los exorcismos no lo hacen; ellos suprimen que los obstáculos. Tampoco son sacramentos, sino solamente sacramentales".



Subir


      Un signo eficaz

      El exorcismo es una orden que supone una autoridad. Esta autoridad puede ser institucional o de hecho. Cristo como Verbo hecho carne tiene toda la autoridad (25):

« Bajó a Cafarnaúm, ciudad de Galilea, y los sábados les enseñaba. Quedaban asombrados de su doctrina, porque hablaba con autoridad. Había en la sinagoga un hombre que tenía el espíritu de un demonio inmundo (...) Y Jesús le ordeno diciendo: "Cállate y sal de él" (...) Quedaron todos pasmados y se decían unos a otros: "¡Qué palabra esta! Manda con autoridad y poder a los espíritus inmundos y salen (26)! »

      Jesús ha delegado esta autoridad (27) a sus Apóstoles y a los 72. Para un cristiano laico, la autoridad es aquella propia de la santidad de su sacerdocio real que lo liga a Cristo y especialmente a Cristo crucificado, victorioso de todo mal. La autoridad delegada es la de la institución y esta es doble porque tiene la autoridad del obispo y del sacerdote. Así, podemos comprender la distinción del gran exorcismo, reservada al obispo y al sacerdote que la ejerce en su nombre, y del pequeño exorcismo que puede pronunciar el sacerdote. La diferencia entre estos dos exorcismos reside tanto en la autoridad que se ejerce, como en el ritual utilizado. Un obispo que pronunciara el pequeño exorcismo, el del papa León XIII por ejemplo (28), haría un gran exorcismo mientras que un sacerdote, no designado por el obispo para este ministerio, que utilizará el ritual del gran exorcismo, no haría más que un pequeño exorcismo. Un laico, por consecuencia, solo podría rezar el pequeño exorcismo.

      Los usos de la Iglesia en estas cuestiones evolucionan puesto que hay un uso prudente que lleva a adaptar su ejercicio a las condiciones del tiempo presente. Es así que el pequeño exorcismo que había sido promulgado por el papa León XIII para el uso de todo cristiano, ha sido retirado de esta utilización por el cardenal Ratzinger, entonces prefecto de la Congregación para la doctrina de la fe (29). El ejercicio de este ministerio tiene sus riesgos. Conocemos lo que el autor de los Hechos de los Apóstoles nos dice con respecto al exorcismo judío (30). El pequeño exorcismo de León XIII que habiéndose extendido por todo el mundo, ha sido utilizado por personas con muy poca fé, quienes se han investido del cargo de desembrujar o de exorcizar y han sufrido tratamientos comparables al de los exorcistas judíos. Era entonces mejor retirar esta oración para evitar otros accidentes.

Notes: 25 - Jn 17, 2 : « Padre, ha llegado la hora: glorifica a tu Hijo, para que tu Hijo te glorifique a ti. Y según el poder que le has dado sobre toda carne, dé también vida eterna a todos los que Tú le has dado ».
26 - Lc 4, 32-36.
27 - Cf. pag. 57, n. 4 y 5.
28 - Este exorcismo fué publicado en 1922 en París con el imprimatur del cardinal Dubois: "Esta oración compuesta para poner en huida al demonio, puede preservar de grandes males a la familia y a la sociedad si, en particular, es recitada con fervor, incluso por los simples fieles. Nos serviremos, especialmente en los casos donde podemos suponer una acción del demonio, manifestándose: ya sea por la maldad de los hombres, por las tentaciones, enfermedades, tormentas, toda clase de calamidades".
29 - CONGREGACION PARA LA DOCTRINA DE LA FE, "Exorcismos y reuniones de oración", 29 de septiembre de 1985, DOCUMENTACION CATOLICA, n° 1912, 16 de febrero de 1986, pag. 197: "De sus prescripciones (se trata del canon 1172), se deduce que no es permitido a los fieles de emplear la fórmula del exorcismo contra Satanás y contra los ángeles caídos, que es sacada de la fórmula publicada por mandato del Soberano Pontífice León XIII, y mucho menos de emplear el texto integral de este exorcismo. Los obispos deben advertir a los fieles si esto es necesario".
30 - Hech 19, 13-17 "Algunos exorcistas judíos ambulantes intentaron también invocar el nombre del Señor Jesús sobre los que tenían espíritus malos. (...) Pero el espíritu malo les respondió: "A Jesús le conozco y sé quien es Pablo. Pero ustedes, ¿quiénes son?" Y arrojándose sobre ellos el hombre poseído del mal espíritu, dominó a unos y otros y pudo con ellos de forma que tuvieron que huir, de aquella casa, desnudos y cubiertos de heridas".



Subir


Qué es la liberación?

II - El exorcismo: El discernimiento.


Introducción: La verdad os hará libres


      Como cada uno sabe, la teología basa sus principios en la revelación y por lo tanto principalmente en las Escrituras. Ahora en lo que se refiere al exorcismo, se presenta una paradoja que no puede más que dejarnos en la interrogación. Existe una pregunta que guardo constantemente en mi espíritu concerniente al exorcismo cada vez que leo la Palabra de Dios.

      Ustedes lo saben, Jesús practicó varios exorcismos que los sinópticos nos relatan. San Juan no relata ninguno; he aquí la paradoja del amigo de Jesús que se interesa en todo lo que Él hace y al mismo tiempo, no relata nada respecto de este tema, que, sin embargo, lo glorifica. Por otro lado, nos deja este enunciado que nos es claro y que en primera instancia no nos parece una gran revelación: "La verdad os hará libres". En efecto, la verdad distingue lo falso y por lo tanto nos hará libres del error que aliena la inteligencia y a toda la persona humana. Pero, ¿Que relación mantiene esta liberación de la inteligencia y de la persona humana, (cuya alineación no es exclusivamente causada por la agresión del demonio) con el exorcismo? Podemos preguntarnos, ¿Porqué San Juan no relata ningún exorcismo?

      Está claro que dejo de lado todas las cuestiones exegéticas de autenticidad de las Palabras de Jesús o no de Jesús. Yo recibo la Palabra de Dios como inspirada por el Espíritu Santo, por lo tanto desde una mirada de Fé, sea que Jesús las haya pronunciado o no. Ellas son una enseñanza de Dios.


Subir


      1°) San Juan y el demonio:


      No podemos decir que San Juan no se interesa en la cuestión. Nosotros leemos, en efecto, en el Apocalipsis, más que en los sinópticos, toda una teología del demonio. Incluso desde la Primera Epístola, toda una teología del anti-Cristo. No quiere decir que San Juan no crea. El ha visto a Nuestro Señor expulsar los demonios y todo lo que hace Jesús, le interesa muchísimo. Es imposible que San Juan no haya pensado en el tema, pero como no habla explícitamente del mismo, podemos suponer que hay que ser inteligente para comprender. Como el autor del Apocalipsis lo dice: "Aquél que tenga oídos para oír, que escuche"

      No es porque San Juan no habla explícitamente del exorcismo que éste no está presente en su pensamiento. Mas aun, El Espíritu Santo, Autor principal de las Escrituras, quiere de esta manera llamar nuestra atención sobre un aspecto particular de la Revelación. Hay silencios que son tan reveladores como muchas palabras.

      La primer cosa que pensamos, es que el problema del exorcismo está contenido implícitamente en otra enseñanza. ¿Como sostener esta afirmación, que San Juan en verdad no se desinteresa de la cuestión sino que nos habla de manera más sutil? Podemos sostener que la verdad que libera es también la respuesta a las agresiones del demonio, mismo en el caso de aquellas agresiones que necesitan de una plegaria de liberación?

      Pero, entonces, de que sirve el exorcismo si la verdad nos libera? Cómo comprender el lazo entre el exorcismo y la verdad que libera? Ejercer la verdad es el exorcismo mayor? Si la verdad libera, incluso en aquellos casos que por el tipo de agresión sería necesaria una oración de liberación o de exorcismo, sigue siendo necesario discernir sobre la necesidad o no de un exorcismo? Pero entonces, si no hay necesidad de un discernimiento, a titulo de que practicar un exorcismo?

      Sin embargo, la Iglesia ha mantenido siempre la plegaria de exorcismo. Será entonces que la plegaria de exorcismo o de liberación es esta verdad que libera? En que forma la plegaria de exorcismo es una verdad que libera si consiste principalmente en ordenar al demonio que deje a su presa?

      Vemos bien que se nos plantean una multitud de preguntas al admitir que San Juan no es indiferente al tema de la liberación pero que sin embargo se mantiene discreto al respecto...

      Qué es lo que trata de decirnos San Juan?


Subir


      2°) La verdad os hará libres


      En este pasaje de las escrituras al cual nos referimos, Jesús califica al demonio de dos maneras: es un homicida desde el comienzo y es el padre de la mentira. (Juan 8:44). El homicidio no es solamente la muerte física, sino la muerte espiritual. Aquella que el enemigo pretende antes que nada, es la muerte espiritual, sobrenatural del hombre. El desea que el hombre pierda su gracia.

      En efecto, los judíos que discuten con Jesús son hijos del diablo y el diablo ha perdido la vida sobrenatural que lo ligaba a su fin, Dios. Ha perdido su finalidad. El no puede ser más que el padre de aquellos que han perdido su vida sobrenatural o que están en camino de perderla, porque un hijo se parece a su padre.

      Cómo es que logra que el hombre pierda su vida sobrenatural? La vida espiritual está fundada sobre la Fé, que adhiere a la verdad que nos es revelada, por lo tanto, es por medio de la mentira, que es contraria a la Fe, que el demonio puede hacer perder la vida sobrenatural. Es así que se vuelve el padre de aquellos que han perdido la vida sobrenatural o están en vías de perderla. Comprendemos porqué el demonio es padre, comunica a sus hijos su espíritu de mentira para que sus hijos se le parezcan.

      Habiendo perdido su salvación, su finalidad, el demonio ignora todo aquello concerniente a ella. La soberbia de la inteligencia hace que todo aquello que ella no comprende, lo considere como inexistente, lo desprecie, negándolo. No es acaso, una enorme mentira hacer creer al hombre que la finalidad no existe? Una mentira tal que solo conduce a la pérdida de la gracia. Queriendo ignorar a Dios y a Cristo que conduce a Dios, el hombre bajo la influencia del demonio pierde ese lazo personal con su verdadero Padre.

      De golpe “ La verdad os hará libres" nos muestra cual puede ser al antídoto para el veneno del demonio. Permanecer en la verdad, lo que nos asegura no caer en un camino de perdición. Pero, de que verdad se trata?


Subir


      3°) La verdad que libera


      La primera cosa que hay que notar y que podemos deducir a partir de este texto de Juan, es que el acento esta puesto, en la respuesta al pecado, que es uno de los pecados mas graves según San Juan 1, porque se trata de negar que Cristo es Dios: es el pecado del anticristo. El evangelio de San Juan se interesa ante todo a lo esencial, a la finalidad, es decir en lo que se refiere al hombre, a su predestinación. Aquello que se opone más a la predestinación del hombre, a su salvación, es el pecado y no tanto las agresiones del demonio que necesitan de una oración de liberación.

      La experiencia es iluminadora: una persona puede estar poseída por el demonio sin que su salvación esté en tela de juicio. Eso no significa que haya que relativizar la posesión o toda otra agresión del demonio. Puede pasar que una persona poseida se convierta y quiera ser liberada. ¿Cómo es esto si la posesión se sitúa al mismo nivel que el pecado mortal? Aquél que desea ser liberado, está en camino hacia Cristo y su salvación está menos amenazada que alguien no poseído ni infestado, pero que vive en pecado mortal. Alguien que muere en estado de posesión demoníaca, pero que desea ser salvado, será salvado del demonio. Aquél que no esté poseído, ni infestado pero que viva en pecado mortal, no será salvado.

      Es por eso que existe un sacramento para el pecado, cuya eficacia gratuita nos es dada por El Señor para liberarnos del pecado que impide la salvación, mientras que no hay un sacramento para liberarnos del demonio. El exorcismo es un sacramental, que requiere, para ser eficaz, la cooperación del exorcizado, es decir, su conversión. La diferencia entre sacramento y sacramental nos revela algo de la intención de Dios sobre el hombre. El sacramento posee una eficacidad divina por la urgencia en vistas de la salvación del pecador. El sacramental necesita de la cooperación de las personas, es un camino de santidad; el sacramental está ordenado al sacramento que es una respuesta del Amor de Dios que santifica gratuitamente.

      ¿Cómo explicar que el pecado y las agresiónes del demonio (que necesitan de una oración de liberación) no están en el mismo nivel? El pecado es un acto voluntario, un acto del espíritu. Una posesión es un acto del demonio, cuya causa puede ser un acto del espíritu humano, pero no necesariamente un acto personal. Además, la agresión del demonio, su acción, no puede situarse en el plano del alma espiritual, ya que está esta ligada a la presencia del Creador, al punto que el demonio no tiene acceso. Sólo Dios y el hombre tienen acceso al alma espiritual, no el demonio. Sólo el hombre puede condenarse a si mismo, no el demonio. El demonio, incluso en una posesión no puede actuar sobre el alma espiritual, mas que de forma indirecta, como influencia, o, más precisamente poniendo trabas al ejercicio de las facultades del espíritu.

      El primer discernimiento que se puede obtener de San Juan, es la diferencia que hay que hacer entre aquello que se opone directamente a la salvación, (el pecado) y lo que lo hace indirectamente, (aquellas agresiones del demonio que necesitan de una oración de liberación) El discernimiento supone el hecho que San Juan habla explícitamente del primero e implícitamente del segundo.

      Hay que estar atentos sin duda a la noción de verdad en San Juan. Esta verdad es análogica en él. Tiene distintos significados. Es tanto la verdad que es Dios mismo (Yo soy el camino , la verdad y la vida), como la verdad de Fé ( Dios, jamás nadie lo ha visto, El Hijo Único que está en el seno del padre, Él nos lo ha hecho conocer.- Jn 1, 18) y la verdad que nosotros realizamos (Si nosotros dijéremos que tenemos comunión con Él, y andamos en tinieblas, mentimos, y no hacemos la verdad - Juan 1:6) Es sin duda este tercer sentido de la verdad que nos ilustrará mejor.

      Que Dios Verdad libera, es el sentido del anuncio evangélico. Que la verdad de la fe, libera, es bien el sentido de las palabras de Jesús en este pasaje del evangelio según San Juan."Si ustedes permanecen en mi palabra, ustedes son verdaderamente mis discípulos y ustedes conocerán la verdad y la verdad os hará libres".

      La verdad que nosotros hacemos está directamente relacionada a la anterior (la verdad de Fe) ya que estar en comunión con Él (hacer la verdad según 1 Jn1,6), es guardar su palabra, por lo tanto, caminar en la luz. Hacer la verdad, es detectar el desfasaje entre la comunión con Cristo, (guardar su palabra), y caminar en las tinieblas. Hacer la verdad- que es del orden del actuar- desemboca en un estado luminoso que no es exclusivamente moral.

      San Juan habla de la luz y las tinieblas, distinción que deriva del carácter metafísico de Dios. En efecto en el Prólogo del Evangelio, encontramos: "La palabra era la luz verdadera que, al venir a este mundo, ilumina a todo hombre"(Jn 1,9). En otra parte encontramos: "Dios es Luz, no hay oscuridad en él"(1 Jn 1,5). La luz es el misterio mismo del Ser divino. Es necesario guardar este aspecto metafísico de la luz para no reducirla al aspecto moral de las cosas.

      Somos hijos de Dios por la Fe, es decir, hijos de la luz. El demonio quiere ser nuestro padre haciéndonos caminar en las tinieblas. Ser hijos de la luz en la Fe no se reduce al aspecto moral (de actuar conforme a la fé). Más profundamente, actuar en conformidad a la Fe rectifica profundamente al hombre en su persona, en su aspecto existencial. El actuar conforme a la Fe, reordena al hombre en sí mismo, quien se vuelve luz por ser hijo de la Luz.

      Los sacramentos son signos sensibles que nos muestran esta voluntad divina, esta intención de Dios sobre el hombre, de reorientarlo hacia su salvación, hacia su finalidad, asumiendo su sensibilidad, su condición humana. A través de la repetición de actos que lo reorientan a su finalidad, el hombre reordena toda su persona de acuerdo a ella. Al final de cuentas, es su ser personal que es reordenado de acuerdo a su finalidad. Es hijo de la Luz. Aquí tocamos el aspecto metafísico del hombre. Esto es muy importante en lo que respecta a la acción del demonio sobre el hombre.


Subir


      4°) La verdad luz del hombre


      Generalmente, en el acompañamiento espiritual se habla de hacer la verdad. La expresión de caminar en la luz, es aquí significativa. Caminamos gracias a una luz exterior que nos ilumina. ¿Podemos decir que el acompañamiento espiritual es suficiente para frustrar las agresiones del demonio y para liberarse de ellas?

      ¿Acaso la experiencia no nos muestra personas profundamente cristianas que tienen un padre espiritual y sin embargo son atacadas por el demonio y no tan solo por simples tentaciones? ¿Cómo es posible que algunas personas que viven cristianamente, y son acompañadas espiritualmente puedan sufrir agresiones demoníacas, incluso hasta la posesión, (excluyendo los permisos especiales de Dios que dependen del carisma)? Y de forma contraria, ¿como es posible que algunas personas no cristianas, tentadas por la brujería o por prácticas mágicas no sean alcanzadas por el demonio?

      Estas experiencias muy simples y comunes a todos los que están en el Ministerio de Liberación, ayudan a comprender que en estos casos, la verdad que protege de las agresiones del demonio no es en primer lugar la verdad de Fe. En efecto, un creyente puede ser alcanzado por el demonio, la Fe no lo protegió. No es que la Fe no proteja del demonio, sino que en algunos casos, no protege enteramente. La Fe salva, dice San Pablo, porque justifica. En este sentido libera del demonio en cuanto a la predestinación del hombre, pero no libera inevitablemente en cuanto a su vida terrestre y en cuanto a su persona.

      Hemos dicho que el demonio perdió su salvación, él ignora entonces todo lo que toca a la salvación de otras criaturas, porque se trata de la misma salvación: Dios. Si el hombre se aparta de su salvación, de su fin, se vuelve conocido del demonio y presa de su maltrato. Mientras que el hombre permanezca ligado a su fin sobrenatural, él permanecerá desconocido por el demonio, en tanto hijo de Dios. Es por esto que el demonio no puede hacer nada contra la vida sobrenatural, ya que él ha dejado de conocerla. Lo mismo sucede en la vida natural. Si ésta está finalizada, el la desconoce. Cuando ya no está finalizada, el la reconoce y puede alcanzarla.

      Cómo es posible que el demonio, tan poderoso de acuerdo al capítulo 12 del libro del Apocalipsis, no actúe en contra de la naturaleza? Cuando la naturaleza esta finalizada, posee una inclinación natural hacia su propio fin, salvo en algunos casos donde las malas disposiciones impiden la inclinación a su fin. El hombre puede intervenir de forma tan violenta sobre la naturaleza, que puede crear malas disposiciones que servirán de vías de acceso para el demonio para trastornar a nuestra bella tierra!

      Por ello el demonio no alcanzará a un hombre no cristiano que vive de una finalidad natural, por ejemplo una amistad, en la medida en que este fin se apodere de toda su vida. Recíprocamente, un cristiano que vive de su finalidad sobrenatural pero ésta no posee enteramente su vida, hasta el punto que muchos de los actos de su vida natural no están ordenados de acuerdo a su finalidad, podrá ser alcanzado por el adversario.

      Como todo ser espiritual creado, el demonio solo actúa sobre lo que conoce, con lo que tiene una connaturalidad con el, es decir, sobre todo lo que no esta ordenado de acuerdo a su finalidad. El demonio puede pues actuar e intervenir sobre un ser humano que presenta disposiciones no finalizadas, aunque dicho ser humano este en parte finalizado. No son pues solo los actos humanos, el actuar humano, (contrario a la moral) lo que daría al demonio la posibilidad de actuar, de atacar. Es a partir de una disposición de la naturaleza, de un estado no finalizado de la naturaleza que el demonio puede actuar. Veremos un ejemplo muy extendido hoy: los médiums. Comprendemos también porqué el demonio puede servirse de la genealogía para afectar a las personas. Cuando una persona tiene una ascendencia muy cargada, tomó disposiciones malas por herencia y aunque es buena cristiana, entusiasta de buena intención, el demonio puede alcanzarlo.

      Habrá ahí sin duda muchas cosas por decir porque todo el movimiento new age crea en las personas malas disposiciones que son verdaderas puertas abiertas al demonio.


Subir


      5°) El discernimiento teológico


      En primer lugar, es necesario considerar bien lo que es un discernimiento teológico y no esperar de éste, lo que este no puede dar. Hay, en efecto, un discernimiento práctico sobre una persona dada y un discernimiento teológico. El discernimiento práctico se basa en el discernimiento teológico como fundamento, pero toma en cuenta una persona concreta a la cual el discernimiento práctico debe referirse. Ejemplo: El discernimiento teológico con respecto al bautismo conferido por un no cristiano en circunstancias excepcionales, es que el Ministro tenga la intención de hacer lo que hace la Iglesia. Ahora, si el caso se produce, ¿como podemos saber que el Ministro confirió válidamente el bautismo? No podemos saberlo. En efecto, tener la intención de hacer lo que hace la Iglesia es un acto interior que solo Dios puede juzgar. Se puede solamente decir que si el Ministro cumplió las condiciones, se confiere válidamente el bautismo. El discernimiento práctico va a basarse en el conocimiento concreto de la persona. Si el Ministro nos es desconocido, no se podrá realizar este discernimiento práctico.

      Cuando se trata de discernir sobre la salvación de una persona humana, se puede dar un discernimiento teológico, pero el discernimiento práctico requiere del conocimiento de la persona. En efecto, la finalidad es eminentemente personal y espiritual. Si bien la realidad que finaliza al hombre la conocemos, no es lo mismo conocer hasta donde ésta es vivida por la persona, cuanto esta persona esta orientada a su fin. Esta es la razón por la que, el discernimiento práctico requiere del acompañamiento espiritual. Es la cuadratura un poco del círculo, ya que los que nos consultan no son los mismos que acompañamos. En cualquier caso conviene preguntar si la persona que consulta tiene un padre espiritual, a quien podremos nosotros-mismos consultar, lo que es el caso raramente! Creo que en las circunstancias excepcionales donde nos encontramos, el Espíritu Santo ayuda mucho, pero eso no nos exime de tomar los recaudos necesarios.

      Como hipótesis de investigación me pregunto cuan útil nos puede ser para el buen discernimiento, la distinción entre naturaleza y persona humana. El hombre tiene una naturaleza humana que esta llamado a desarrollar. Cuando desarrolla dicha naturaleza humana en el sentido de su finalidad, se vuelve una persona. La persona humana puede ser mirada desde estas dos perspectivas: desde el lado formal, donde decimos que la persona está formada por alma y cuerpo, es la estructura de la persona. La otra, es el punto de vista de la finalidad, donde el hombre es una persona en potencia.

      En esta hipótesis, podemos decir que el demonio no puede atacar a la persona humana sea esta cristiana o no. Por el contrario, puede atacar la naturaleza humana no finalizada.


Subir


      6°) Algunas consecuencias de este discernimiento


      La obra de Dios es que creamos en Aquél que ha sido enviado (Véase Jn 6,29), pero con una Fé divina que se apodere de toda nuestra persona, haciendo de nosotros verdaderos hijos de Dios, hijos de la luz .No se trata de tener una fé puramente formal La obra del demonio es impedir el desarrollo de la naturaleza humana en el sentido de la salvación, y en caso de que la fé este presente, que esta permanezca puramente abstracta. Su obra consiste también en alcanzar al hombre en su naturaleza humana, a fin de que ésta no responda ya a los deseos del alma y que el hombre desesperado sea conducido al suicidio o a perder la Esperanza teologal o la Caridad.

      ¿Cómo puede impedirse a la naturaleza humana de crecer y desarrollarse en el sentido de su finalidad?

      A nivel político en sentido filosófico del término, es decir, a nivel comunitario, social, el estado tiene un papel particular que jugar. Normalmente no se ocupa de las personas excepto por accidente, a través de los individuos, ya que la salvación es personal y el estado no tiene ningún derecho sobre la salvación personal. Su papel es por el contrario, el de favorecer el desarrollo de la naturaleza humana en el sentido de la finalidad. Cuando el estado, deliberadamente, impide la naturaleza humana desarrollarse en el sentido de su finalidad personal, hace la obra del enemigo. Por ejemplo, bajo pretexto de laicidad, rechazar la dimensión religiosa del hombre, es oponerse de la manera más neta y más oscura (es decir, bajo pretexto de no confesionalismo y de tolerancia) al desarrollo del hombre en persona humana. Es pues favorecer la creación de puertas abiertas al demonio.

      La cultura es el medio de vida del hombre. ¡Es decir la importancia de la cultura en el desarrollo de la naturaleza humana! Si la cultura no lleva en ella ningún rastro de la finalidad, impide el desarrollo de la persona humana. Así una cultura científica que exalta la inteligencia humana y le impide descubrir lo que lo sobrepasa y puede conducirlo a su finalidad, será propicia al demonio.

      Otro aspecto me parece cada vez de más importancia hoy. La naturaleza humana está en parte en lo que se transmite de generación en generación mientras que la persona humana es la obra del hombre. Una naturaleza humana dañada por graves y numerosos pecados no puede transmitir por generación, sino una naturaleza humana dañada. Los graves pecados repetidos crean disposiciones malas en la naturaleza humana que se transmiten de generación en generación y que son verdaderas puertas abiertas al demonio. Aquí, no se trata solamente del aspecto moral. El que hereda por generación heridas en su naturaleza puede muy bien tener una vida muy moral y sin embargo ser agredido por el demonio, quien buscará impedir su desarrollo como persona humana. Voy a dar un ejemplo clásico donde se ve bien el aspecto más metafísico que moral en el caso de una posesión demoníaca.

      Les decía que la posesión no siempre resulta de un acto pecaminoso del poseído. Veamos, una presencia demoníaca, angélica se hace por método de acción. El demonio está presente mientras actúa sobre alguien. Para poder actuar necesita disposiciones en esa naturaleza que le abran la puerta ya que teme todo lo que está vinculado a Dios en su acto creativo. Así pues, una persona que se pondría en dependencia de otra poseída por el demonio, está en una disposición que permitirá al demonio actuar. Eso puede ir muy lejos ya que determinada dependencias son naturales como la del bebé respecto de sus padres. Tuve así el caso de una mujer poseída por el demonio porque su padre, satánico, la había dedicado al demonio en su nacimiento. Estaba entonces poseída desde su nacimiento.

      Del mismo modo, lo que daña la naturaleza humana de manera general, como las heridas de la infancia, la droga, etc..., crean disposiciones malas de las cuales el demonio puede servirse para atacar al hombre.

      Sería interesante buscar en lo que conocemos por experiencia: heridas de la infancia, árbol genealógico enfermo, etc... aquello que está herido en la naturaleza afín de aportar a la sanación y ayudar más eficazmente a las personas. Por ejemplo, es cierto que lo que se llama la memoria del cuerpo, cuando se habla de las heridas de la infancia, no es en absoluto celular o biológico, sino intelectual. Por otro lado, la herencia puede anclarse en la memoria del cuerpo biológico.

      En todo caso, todo aquello que sane las heridas adquiridas o heredadas nos libera del demonio. Me parece importante señalar el rol de la inteligencia en la formación de la persona humana. Sería muy extenso desarrollar aquí una antropología humana, pero la inteligencia tiene un lugar clave. La finalidad solo puede ser alcanzada de manera concreta a través de la voluntad. Por lo tanto la inteligencia debe descubrir y adherir a ese fin. Es la inteligencia que orienta la naturaleza humana a su fin para que esta llegue a ser una persona humana.

      No es esta la clave que nos da San Juan “La verdad los hará libres”

      Esto no excluye la oración de liberación o de exorcismo pero muestra la cooperación necesaria de la persona para liberarse definitivamente del demonio. Me parece que este es el primer discernimiento a realizar con aquellos que nos consultan. La liberación por vía de finalización es un camino de santidad mucho mejor que el exorcismo. Dios puede permitir ciertos combates en vista de la santidad.


Subir


      Conclusión


      La diferenciación teológica entre naturaleza humana y persona, permite abordar el misterio del hombre con mayor claridad comprendiendo mejor cuales son las áreas intocables por el demonio y aquellas que si están abiertas a sus ataques. Practicar la verdad es entonces comprometerse en el desarrollo de la naturaleza humana en vistas de su finalidad. ¿No es esta, la verdad que libera? La verdad, libera, tomando dicha liberación en sentido amplio. Pero en el terreno que es el nuestro, al menos en el ministerio de exorcismo, la búsqueda de la verdad desarrolla la naturaleza en persona y libera de manera precisa. Por otra parte, buscar la verdad sobre lo que obstaculizó el desarrollo de la naturaleza humana en persona permite distinguir el trabajo de liberación que hay que realizar.

      Finalmente y para resumir las cosas de manera un poco técnica, se podría decir que el discernimiento fundamental se refiere a la naturaleza humana y el discernimiento último se refiere a la persona humana. En realidad se trata de un discernimiento sobre la persona humana ya que la naturaleza es parte constitutiva de ella. El demonio no puede tocar la persona, porque esta supone la finalidad. Pero si la naturaleza no finalizada o poco finalizada y desde allí al hombre indirectamente. Este discernimiento no es exclusivamente moral sino metafísico apoyándose en una antropología del hombre. Este discernimiento no es solo cristiano sino humano. Es por esto que San Juan habla de la verdad que libera, ya que esta es tan cristiana como humana.

      Por otra parte, es importante tener en cuenta que San Juan a través de dicha afirmación, desliza el discernimiento de los efectos a la causa. Cuando ustedes realizan un exorcismo, ven los efectos, es decir la liberación o sea la desaparición de los síntomas. La causa principal: el demonio desaparece al mismo tiempo. Pero aquello que le ha permitido entrar para agredir puede permanecer escondido. Por el contrario nada escapa a la verdad ya que esta es Luz. Lo que fue en Él era la Luz y la Luz brilla en las tinieblas y las tinieblas no lo detuvieron.


Subir


III - LA ORACIÓN DE LIBERACIÓN


¿Cuál discernimiento?


      El primer discernimiento que deberá realizar el pastor de almas no será sobre la oportunidad o no de practicar el exorcismo, sino sobre cual es la conducción de Dios para con ese fiel de Cristo. ¿Cuál es el bien para este fiel que enfrenta un sufrimiento? Antes de saber cual remedio dar, es necesario el lugar y la importancia de este sufrimiento en el camino de santidad de las personas. Interrogarnos sobre cual es la sabiduría de Dios para con esta alma teniendo en cuenta la cuarta manera con la cual Dios nos libera del mal (31).

      Puede pasar sin embargo que se ayude al bien del alma fortaleciendo su esperanza teologal dándole este "sacramental de la esperanza". En este caso, si el mal que sufre el cristiano es una agresión importante del demonio, el sacramental adecuado será el exorcismo. Si no es tan importante, este sacramental podrá ser una oración de liberación.

Notes: 31 - Ver "la oración de Nuestro Señor".


Subir


LA ORACIÓN DE LIBERACIÓN


La esperanza teologal nos abre el camino a esperar en verdad por el prójimo (32). En razón de la caridad fraterna deseamos lo mejor para aquellos que amamos. El auxilio divino es objeto de esperanza teologal y puede tomar la forma de una ayuda fraterna (33).

Notes: 32 - ST, I-II, q. 17, a. 3, c. : "Si suponemos una unión de amor con otro, entonces podemos desear y esperar un bien para el otro como para sí mismo... Y del mismo modo que es la única virtud de caridad que nos hace amar a Dios, nosotros mismos y al prójimo, de la misma manera que por una sola virtud de esperanza que esperamos para nosotros mismos y por los otros".
33 - Ibid., I-II, q. 17, a. 4, c. : "Es permitido poner su esperanza en un hombre o en una criatura, como un agente secundario e instrumental que ayuda en la búsqueda de los bienes, cualquiera que sean, que estén ordenados a la bienaventuranza".


Un signo de esperanza

      En esta perspectiva, acompañar a un hermano en Cristo, rezando con él para que sea liberado de una manera o de otra del peso del sufrimiento que carga, es un sacramental. No se trata de una oración imperativa sino deprecativa, de suplicación. El signo de este sacramental será la fe y la esperanza manifestadas por aquel que reza y quien, por esto, se expresa en voz alta, con el fin de ser escuchado por aquel que sufre. En la oración, el que sufre se une al que está rezando siendo sostenido por la fe y la esperanza de aquel que reza por él. Así él puede hacer un acto de fe y de esperanza más ferviente que aquel que haría por sí mismo. Es este acto de fe y de esperanza más ferviente el que libera al que sufre.

      Por esto, la oración de liberación exige ser contemplativa para sostener al que sufre en la unión con Dios. Habría ciertamente mucho que decir sobre la caridad fraterna ejercida de esta manera a la luz del misterio del Verbo hecho carne. María, en el Cenáculo sostiene así a los Apóstoles en el fervor de su oración y el Espíritu Santo es dado en respuesta a este ejercicio eminente de caridad fraterna (34).

Notes: 34 - Hech 1, 14 ; 2, 1-4.

Una lucha contra los obstáculos a la liberación


      Un aspecto particular de la oración de liberación, el más extendido en nuestros días es cuando el mal presenta obstáculos a la liberación de la influencia del demonio; incluso en el gran exorcismo. Esto se debe a lo que comúnmente llamamos "las puertas abiertas". El discernimiento concerniente a este aspecto de la liberación debe ser dejado a aquellos que tienen una experiencia confirmada (35).

Notes: 35 - Los elementos de discernimiento que son dados aquí no tienen por objetivo de sugerir al lector de emprender él mismo este discernimiento.

      Las puertas abiertas

      Jesús afirma que liberar a una persona del demonio no es suficiente, pues este último puede regresar (36). Solo a través de una conversión y un deseo de seguir a Cristo podrá la persona liberada no ofrecer más frentes al demonio. Pero es también necesario que se vuelva invulnerable, sobre todo en aquellos frentes fácilmente alcanzables.

      El demonio, habiendo perdido la finalidad en su caída, no puede actuar (37) si no sólo en aquello que no esta finalizado, que es lo que el conoce, con lo que está en connaturalidad con él. No podemos desarrollar aquí una metafísica de la persona humana, pero de ella retengamos que la persona humana se desarrolla a partir de su naturaleza, buscando su finalidad y deseando estar unida a ella. Todo lo que impida el desarrollo de la naturaleza humana, en persona humana será entonces una mala disposición, una puerta abierta a la acción demoníaca. El devenir de la persona humana es muy complejo y este depende mucho de sus condicionamientos históricos, los cuales podrán ser superados en la medida que el espíritu busque la verdad y el bien.

Notes: 36 - Lc 11, 24-26.
37 - Para nuestra instrucción, existen excepciones en los santos, donde Dios permite ciertas agresiones del demonio diferentes a las tentaciones. Aunque Jesús ha aceptado ser cercado por el demonio en el desierto. Cf. Mt 4, 1-11 o Lc 4, 1-13. Tenemos de memoria el caso del Santo Cura de Ars, pero Dios puede permitir igualmente a otras personas más escondidas, menos reconocidas en su santidad, de ser agredidos por el demonio, para enseñarnos también. El caso célebre de Antonio Gay en Lyon en el siglo XIX, que bajo posesión demoníaca entregaba una Teología de la Inmaculada Concepción, Ver Víctor de STENAY, El Diablo apóstol por la posesión de Antonio Gay, Lyon-Paris, Delhomme et Briguet, 1894, Quebec, Libretas Scivias, 2000, J.H. GRUNINGER, El poseído que glorifica la Inmaculada Concepción, San-Benoît-du-Salut, Ed. Bénédictines, 1996



Subir


      Un condicionamiento radical: el atavismo

      Uno de los primeros condicionamientos humanos es el de la herencia. El atavismo puede ser una mala disposición heredada y esta mala disposición sirve al enemigo para agredirlo(38). Hay síntomas, descubiertos empíricamente (39), que confirman aquello que explica la psicología y la medicina, pudiendo tratarse terapéuticamente una herencia "cargada" del lado materno o paterno. Si por ejemplo, en cada generación de un árbol genealógico se han cometido abortos, suicidios, adulterios, etc., esto podría dar lugar a un peso de sufrimiento que cargarán los descendientes. Las personas, por ejemplo, tendrán la impresión de cargar por momentos, un peso físico, como un saco pesado. De acuerdo a lo que venimos hablando, en razón de las malas disposiciones transmitidas por las generaciones anteriores, el peso del sufrimiento que llevan los descendientes podría ser aumentado por una acción demoníaca.

      Para detener el mal o ser liberados, hay quienes mandan celebrar "una misa de sanación del árbol genealógico". El árbol genealógico es llevado por el descendiente porque él presenta en unidad a sus antepasados. Se puede tratar de una misa votiva a Cristo Redentor en la cual el celebrante intercede para que la persona que sufre sea liberada según el plan de Dios. La Conferencia de Obispos de Francia ha publicado un documento sobre la misa llamada de sanación del árbol genealógico, tal como la había aconsejado su iniciador, el Dr. Keneth Mac All, de confesión anglicana y retomada por el padre Hampsch (40), sacerdote católico americano, desaconsejándola fuertemente (41). Las dos principales razones mencionadas por los obispos son claras. En primer lugar, desde el punto de vista psicológico, esta misa es de alto riesgo puesto que puede poner a la persona en una situación de irresponsabilidad (42). La Misa es percibida como la solución mágica que evitará un trabajo de purificación de sí mismo. En segundo lugar, el Dr. Keneth Mac All piensa que los difuntos son a veces almas errantes esperando ser liberadas y así entrar en la luz; él piensa igualmente que las almas que han hecho mal en la tierra pueden continuar atormentando a los vivos. La doctrina cristiana no sostiene que haya almas errantes (43) puesto que se encuentran frente a Dios y están determinadas por el juicio particular. Estas dos razones invalidan la misa de sanación del árbol genealógico como la aconsejaba el Dr. Mac All. Sin embargo, de la misma manera que la Iglesia favorece la celebración de Misas con la intención de aquellos que son víctimas de sortilegios sobre varias generaciones, igualmente, no prohíbe al parecer, celebrar una Misa con la intención de aquellos que sufren de un atavismo malo por el cual el demonio se sirve para perjudicar, con tal de que este bien claro la manera con la cual Dios libera del mal en su Providencia.

Notes: 38 - Habrá sin duda que trabajar una analogía con respecto a la transmisión del pecado original. Las disposiciones que son la consecuencia del pecado original se transmiten de generación en generación y son verdaderas "puertas abiertas" al demonio. Igual que estas consecuencias del pecado original no pueden ser destruidas, sino que progresivamente disminuidas por una vida de fe, otras malas disposiciones pueden ser quitadas por la gracia del Cordero que ha cargado con todo.
39 - Hay que decir que estos síntomas no son ni exhaustivos ni suficientes para poder afirmar con certeza el diagnóstico, porque pueden haber otras causas. Son indicativos pero la acumulación de indicios da la suficiente convicción moral para emprender un acompañamiento apropiado.
40 - Padre John H. HAMPSCH, La sanación de sus raíces familiares. Una solución divina para los problemas difíciles a resolver, Goleta, Queenship Publishing Company, 1986, trad. fr. Sain-Benoît-du-Salut, Ed. Bénédictines, 2002.
41 - CONFERENCIA DE OBISPOS DE FRANCIA, "Nota doctrinal n° 6 sobre la sanación de raíces familiares por la Eucaristía", 19 de enero del 2007, que se puede encontrar por Internet en la siguiente dirección: http://www.cef.fr/catho/endit/txtoffic/2007:20070807note6_guerison_arbre_genealogique.pdf
42 - Ibid., pag 2 "El enfoque dicho de sanación de raíces familiares por la Eucaristía es, desde el punto de vista científico de la psicología, de alto riesgo. (...) La consecuencia probable es que impide un verdadero trabajo de la elaboración psíquica. El sujeto se encuentra como inocente de su implicación en lo que le pasa".
43 - Ibid., pag.2 "Que las almas de los difuntos todavía en el purgatorio puedan perjudicar a alguien de manera actual y decisiva a la salud espiritual de sus descendientes, y que liberando los unos, podamos actualmente sanar los otros, he aquí que aparecería como una verdadera noticia en la Iglesia católica y sin estar apoyada en la Tradición: no sabríamos entonces ni reconocerla ni ponerla en práctica".


      Las heridas de infancia

      Un segundo aspecto del condicionamiento humano que puede dificultar u obstaculizar el crecimiento de la persona humana o impedir una liberación, son las heridas de infancia. Un niño, que no es amado según el lenguaje del amor que le corresponde, sufrirá heridas. Estas heridas de infancia pueden manifestarse en cualquier momento de nuestras vidas, según la persona viva circunstancias análogas a aquella que la ha herido en su infancia. Las manifestaciones de la herida son variadas, pero la más común es la depresión que ningún medicamento puede calmar, una violencia o una tristeza invencible, un sentimiento de abandono, etc. El camino de liberación se hace a través de una oración de sanación interior por la cual se invita a la persona a ofrecer las heridas de su infancia, ayudándole a mirarlas bajo la luz cristiana de la esperanza. Cristo, muriendo en la Cruz, ha escogido estar cerca de aquellos que han sido heridos por las circunstancias de la vida y del pecado del hombre. Las heridas de la infancia, bajo esta luz, se vuelven algo que nos acercan providencialmente a Jesús, una puerta abierta en el Cielo.

      El enfoque de la sanación interior no es una psicoterapia (44), sino una oración contemplativa donde el alma descubre todo el amor de Dios por ella a través de sus sufrimientos y que por una parte la asimilan a Cristo crucificado. La oración de sanación interior tiene por término hacer entrar a la persona que sufre, en una mirada teologal y sacarla del repliegue en sí misma, invitándola a ir más lejos de la mirada humana que menosprecia el valor de sus heridas de la infancia.

Notes: 44 - Y no es tampoco un acompañamiento psico-espiritual que tiene tendencias a descuidar todo el aspecto del desarrollo del espíritu humano.


Subir


      El ser médium (45)

      Un tercer aspecto que toca el condicionamiento humano, mira el desarrollo desordenado de la naturaleza humana. El caso más extendido es el de la mediumnidad o personas con tendencias mediumnicas, cognoscitivo o afectivo. La sensibilidad del hombre puede ser tan fuerte que puede acaparar toda su capacidad vital en detrimento de su vida espiritual. Esta movilización desordenada de la vitalidad se puede volver habitual. La persona que tiene estas tendencias de médium cognoscitivo se concentra muy difícilmente, tan así, que el realismo de la inteligencia se le escapa.

      Si la mediumnidad es afectiva, la emotividad será anormalmente grande, excesiva. La compasión por el sufrimiento del otro será de tendencias fusiónales a tal punto que el médium no solamente sentirá este sufrimiento casi físicamente como propio, si no que estará tan afectado que no podrá controlar las emociones consecutivas a esta experiencia. Podrá tener la ilusión de vivir una compasión espiritual. Se llega a pensar que se practica una caridad fraterna eminente a través de este simple "resentir" de los sufrimientos del otro. Es lo mismo en la relación personal con Dios, donde el médium esta seguido en la ilusión de una vida mística auténtica, a causa de lo que vive afectiva y sensiblemente y que él confunde con una experiencia de unión con Dios. El punto en común que tienen este tipo de vivencias es que las personas que las sienten las ponen por encima de la objetividad de entrar en el misterio por la Fé , la Esperanza y la Caridad.

      Los síntomas de las tendencias de ser médium son el cansancio permanente que provoca una imaginación fragmentada, angustias recurrentes sin ningún motivo, un sueño no reparador, premoniciones, dificultad en tener una vida social en razón de la permeabilidad a las influencias del medio en el cual el médium evoluciona, etc. Se estará atento en no confundir estos síntomas con los de una patología como la depresión. A este título, la cooperación con un médico es recomendable, casi necesaria.

      La mediumnidad es una falla, de la cual el demonio se servirá, puesto que ella es contraria a la intención de Dios para la persona humana. El cristiano que tiene tendencias de médium, sin saberlo, puede llevar una vida de oración y sin embargo, ser vulnerable a los ataques del demonio. Cristo habita en una persona cristiana ferviente, pero ella no esta protegida de los ataques exteriores del enemigo, los cuales no ponen, en juego el acceso a la salvación. En este caso, la liberación no puede obtenerse por la oración de liberación, ya que se trata de una responsabilidad humana en el desarrollo de sí misma. El desarrollo del realismo de la inteligencia y la adquisición de lo que el filósofo llama, la virtud de inteligencia, favorizan la rectificación de la sensibilidad del médium.

      La mediumnidad, siendo el fruto del desarrollo excesivo de la sensibilidad y sobre todo de la imaginación, da un poder con respecto a la sutilidad de la materia, la energía. Es por esto que el ser médium dispone para todas las prácticas ocultas, como por ejemplo el magnetismo, la radiestesia, la adivinación, el espiritismo, etc. Fundamentalmente, los poderes del médium se desarrollan a partir de la naturaleza humana herida. Su ejercicio es contrario a la vocación de la inteligencia tal como la sabiduría de Dios lo ha querido, las prácticas ocultas, que se sirven de estos poderes de médium, atraen fuertemente la presencia del demonio.

      Es por esto que es tan grande el riesgo de confusión entre las terapias naturales que tocan las energías y las prácticas ocultas. Las terapias naturales como la acupuntura y la homeopatía pueden ser buenas, pues permiten que sea el organismo del ser vivo quien controle las modificaciones de energía, mientras que las practicas que actúan desde el exterior, y fuera de la implicación del alma, como el magnetismo, son violentas y no respetan al hombre.

      En fin, el ser médium puede producir efectos semejantes a los carismas, como los carismas de discernimiento, de conocimiento o de ciencia, de sanación, etc. Algunos se sorprenden, después del ejercicio de lo que creen que eran carismas, de sufrir agresiones por parte del demonio, que ellos ponen sobre la cuenta del combate espiritual por el bien, mientras que son víctimas del demonio en razón de un ejercicio mediumnico.

Notes: 45 - Sobre esta cuestión, recomendamos el libro de la I.A.D., n° 3, La oración de liberación y el exorcismo. El discernimiento


Subir


CONCLUSIÓN: UNA ESTRATEGIA DEMONIACA


      El desorden de la naturaleza humana induce a numerosas confusiones y uno no puede impedir pensar en la Bestia de la tierra, del libro del Apocalipsis, que hace tantos prodigios que sorprende a los habitantes de la tierra. Ella hace descender el fuego del cielo sobre la tierra, anima la imagen de la Bestia del mar y marca con su número a los que la siguen (46). Jesús ha venido a arrojar un fuego sobre la tierra que simboliza la caridad y también la luz (47). La caricatura demoníaca de la caridad, es una falsa compasión, imitando a la compasión en la Cruz (48) y pretendiendo llevar felicidad al hombre a través de la supresión del sufrimiento, gracias a procedimientos ocultos de sanación (49). La caricatura demoníaca de la luz, es una falsa inspiración divina, que pretende ayudar a la humanidad desamparada a través de la predicción del futuro (50), la adivinación. Jesús, el Verbo hecho carne, es la imagen del Padre que ha venido para restaurar la imagen de Dios. Esta imagen es real, pero escondida, es una presencia invisible. La caricatura demoníaca de la imagen es una falsa presencia, gracias a la confusión de lo real y lo virtual, como lo muestra la animación de la imagen de la Bestia del mar, en el Apocalipsis (51).En fin, la marca de la Bestia de la tierra, el 666, es el signo que permite a los adoradores de la Bestia, el reconocimiento para comprar y vender. ¿No es acaso la caricatura demoníaca de la iniciación cristiana (52) ?La iniciación cristiana es la de los sacramentos, cuya carácter es el de marcar de una manera indeleble al cristiano de su pertenencia a Cristo, lo que le permite participar en el "comercio" de la Iglesia, y en sus actividades litúrgicas, y donde él encuentra el alimento de su vida teologal.

      ¿Cómo ayudar hoy, a aquellos que se consagran a las actividades ocultas, y pregonan la beneficencia con eficiencia? El alma de buena voluntad ¿no va a justificarse por el bien que realiza a través de estas actividades? La sola manera de esclarecer a un cristiano que se ha comprometido sinceramente con estas vías oscuras, ¿no es el de mostrarle la estrategia demoníaca que juega con él sirviéndose de su buena voluntad no esclarecida?

      En definitiva, un camino de santidad nos une a Cristo cada vez más y nos da el verdadero discernimiento por la connaturalidad, pero la cooperación de la inteligencia es necesaria y parece cada vez más esencial frente a las confusiones suscitadas por el Dragón.


Notes: 46 - Ap 13, 11-18.
47 - Lc 12, 49-50. Se manifiesta que Jesús anuncia aquí su Pasión, pues Él continua: "Con un bautismo tengo que ser bautizado y ¡qué angustiado estoy hasta que se cumpla!"
48 - La compasión del médium tendrá una tendencia a ser primeramente sensible. La compasión de Cristo es primeramente espiritual
49 - Las terapias ocultas son hoy en día tan numerosas y podríamos nombrar en particular el reiki, la quinesiología, etc.
50 - Ciertas adivinaciones modernas toman la apariencia de ciencia como la astrología, la numerología, etc. Para toda información de estas prácticas, los enviamos al libro de Jacky CORDONNIER, La deriva religiosa, Lyon, Crónica social, 2003.
51 - Ap 13, 14-15.
52 - Pensamos en todas las iniciaciones ocultas que permiten a los iniciados de hacer comercio, en sentido extenso, con aquellos que están igualmente marcados.



Subir


IV - LA MEDIUMNIDAD (Fatima, 07/05)


Introducción


      Me ví obligado a estudiar mas a fondo el problema de la mediumnidad debido al ministerio del exorcismo. Al principio de este ministerio, hace ya once años, me di cuenta de que existían personas que yo no podia liberar muy a pesar de las tantas oraciones repetidas, de las curaciones interiores, de curar su genealogía, etc... Aún después de haber pedido consejo a personas mas experimentadas, no lograba avanzar más. Mi pregunta era: Cómo es posible que no se pueda liberar a ciertas personas del mal?

      Tuve que hablar largamente con las personas que venían a consultarme para descubrir a fin de cuentas que todas ellas tenían en común el ser médiums. Fuí entonces a ver a mi Obispo para contarle lo que acababa de descubrir y pedirle su autorización de practicar una oración pidiéndole al Señor que liberara a estas personas de su mediumnidad. Habiendo tenido la autorizacion del Obispo, utilizé esa oración con la primera persona que se presentó conmigo como medium. Quedé conmocionado al constatar el resultado: La persona había perdido su estado de médium! Desgraciadamente, cuando traté de repetir la experiencia, aquella oración ya no daba resultado.

      El Señor quería sin duda, que yo comprendiera, que si bien el problema que no permitía la liberación era de hecho la mediumnidad, la forma de liberar a las personas no era por medio de la oración. Basándome en síntomas comunes a todos los mediums, reflexioné sobre el tema en el plan filosófico, porque los no cristianos también pueden ser médiums.

Subir

1 - Los síntomas de la mediumnidad.


      El síntoma más marcado es el de la hipersensibilidad. Un médium siente todo: las personas, los lugares, los objetos, etc. Es un sentimiento físico que no se trata de la intuición ni del discernimiento intelectual. Esta sensación se traduce de forma diferente según la calidad de aquello que es percibido. Si el objeto que es percibido es bueno, el médium experimenta una sensación física agradable. Tiene la impresión de recargarse de energía. Y al contrario, si lo que el percibe es malo, el médium siente una angustia o una enorme fatiga súbita: tiene la impresión de que sus energías le son vaciadas, vampirizadas.

      Esta hiper-sensibilidad se traduce naturalmente en una vulnerabilidad de uno, varios o de los cinco sentidos. Por ejemplo, un médium será extremadamente sensible al ruido, al punto de que un sonido fuerte resonará en su cabeza al punto de serle insoportable.

      El médium siente una fatiga ligera de forma permanente. Busca la soledad porque la vida común le es difícil, por no decir imposible. Los lugares con gran afluencia de personas, tales como las estaciones de tren, los aeropuertos, las tiendas, significan pena para el: tiene la impresion de quedarse sin energía.

      Los médiums aman particularmente dos lugares: la naturaleza y las iglesias. Sobre todo cuando están vacías. En estos lugares, según ellos, se sienten recargados, sanados.

      Los médiums son imán natural para las personas con problemas, todos aquellos que son infelices. Estos les confían sus vidas, sus penas, y tras cierto tiempo de escuchar sus relatos, el médium comienza a sentir los sufrimientos del otro y a captarlos.

      Hay entonces una suerte de intercambio, donde el médium toma el dolor del otro al mismo tiempo que pierde sus energias, mientras que su interlocutor se siente cada vez mejor: ha vaciado las energias del médium. Los médiums toman decisiones basados en lo que sienten. Cuando tienen que elegir una opción, tomarán aquella que presienten como mejor. Tampoco duermen bien. Pueden tener problemas de agresiones demoniacas durante la noche, y si no los hay, su sueño no le parece reparador: en la mañana, se despiertan con una sensación de fatiga mas marcada que la del momento en que se fueron a dormir en la noche anterior.

      Un médium sabe que no tiene defensas, se siente como una esponja que absorbe todo lo que ronda. En particular, frente al demonio o a energías malas, como ellos lo dicen, se sienten completamente desarmados. Cuando una energía mala está sobre ellos, no pueden deshacerse de ella.

      Qué es la mediumnidad? Es Buena? Cómo protegerse de las inconveniencias que ésta engendra?

Subir

2 - Qué es la mediumnidad?


      Personalmente, he reflexionado sobre el tema a partir de la filosofía del ser viviente, porque se trataba de una hiper sensibilidad. No soy especialista de esta disciplina, pero mi poco conocimiento sobre este dominio me ha aclarado muchísimas cosas. Una mirada obediente al Creador, permite comprender mejor la finalidad y de situar la mediumnidad mas netamente en relación a esta finalidad para poder utilizar el discernimiento teológico que nosotros hemos preconizado.

      El vivir humano es complejo. Se caracteriza por una cierta autonomía de vida. Depende de un medio vital, pero su vida le pertenece en el sentido en que lleva a cabo operaciones vitales él mismo. Todo esto que digo, pide un desarrollo mas a fondo, son conclusiones de la filosofía del viviente que presuponen todo un análisis que no tenemos tiempo de hacer aquí. Esta vitalidad, donde el viviente tiene la fuente en él, es limitada. El deporte nos muestra bien los límites de esta vitalidad. El viviente humano la utiliza como el quiere, pero está limitado en la naturaleza de sus operaciones vitales.

      Podemos agrupar las operaciones vitales en tres grados de vida, de acuerdo a las experiencias que tenemos con otros vivientes. Como las plantas, el hombre se nutre y respira. Como los animales, siente. Su vida es sensible. En fin, aquello que le es propio es el grado de vida espiritual, el espíritu. Hagamos incapié en que, la vida espiritual de la que hablo, es la vida del espíritu en el plan natural y no en lo sobrenatural. Se trata de la vida de la inteligencia y de la voluntad que son las principales facultades del alma espiritual.

      La vitalidad limitada del hombre se reparte en estos tres grados de vida. El desarrollo de la vitalidad del hombre a partir de operaciones vitales es parte del crecimiento de la naturaleza humana de la cual hablamos en la ultima conferencia.

      Para que la naturaleza humana, desde el punto de vista de la vida, se desarrolle en persona, la vitalidad debe de desplegarse en lo viviente segun un orden de finalidad, lo cual supone que el hombre por sí mismo es finalizado. Todo debe ser encomendado a la vida del espíritu. Puede entonces producirse una anomalía, el cual es el caso del médium, donde todo el capital de vida se encuentra como crystallized en torno al grado de vida sensible, y esto pasa fuera de la voluntad immediata del médium.

      Podemos comprender entonces que el médium posea una sensibilidad muy desarrollada, más allá de lo ordinario y puede experimentar sensaciones que aquellos que no son médiums no experimentarán nunca. Más que un ciego que ha desarrollado su oído o su sentido del tacto, un médium tienen una hipersensibilidad.

      Se puede decir a final de cuentas que la mediumnidad, es una anomalía en el ser viviente, que es contraria al desarrollo natural del mismo en el sentido de su finalidad.

      Notemos en fin que la mediumnidad es un estado estable en la vitalidad del viviente. Podemos decir que es análoga a un hábito. El hábito es una disposición estable.

Subir

3 - Cuál es el origen de la mediumnidad?


      Como la mediumnidad le pertenece a la vida sensible, estaríamos tentados a decir que es hereditaria como lo son las disposiciones de la vida sensible. En realidad son disposiciones hereditarias, o sea, una inclinación a producir actos de la vida sensible.

      Un niño, en donde el espíritu no se ha despertado aún, va a producir actos de vida sensible, y en razón de estas disposiciones mediumnicas recibidas por herencia, va a convertirse de immediato en médium. Así, encontramos a personas que son médiums desde su temprana infacia porque tienen un padre o una madre que también lo son.

      Como la mediumnidad es hereditaria, el médium batalla para reconocer que su estado no es normal, como un ciego de nacimiento que cree que todo el mundo es igual que él. Que descubrimiento cuando un médium sabe que no es igual que los demás!

      Siendo al mediumnidad un hábito, puede desarrollarse al igual que se adquiere un hábito. Es así que descubrimos que la mediumnidad es un hábito porque es adquirida. Es sufficient llevar acabo algunos ejercicios de sensibilidad para desarrollar ésta més allá de lo que ella requiere ordinariamente para cooperar al conocimiento de la inteligencia.

      Así, un ciego desarrolla su oído y su sentido del tacto, como no puede ver, se esfuerza para escuchar los sonidos y para sentir con sus manos para poder desplazarse. Repitiendo estos actos el desarrolla sus demás sentidos de forma estable y ordinaria. Ha creado un hábito al punto que el ya no necesita esforzarse para escuchar o sentir con las manos, esto ocurre por si solo.

      Así, todos los ejercicios que desarrollan la sensibilidad más allá de la finalidad de la sensibilidad, o sea, más allá de la inteligencia, desarrollarán mediumnidad. El tema de la sensibilidad en el hombre es complejo, así bien la mediumnidad puede tomar colores diferentes según la facultad sensitiva que se desarrolle. Sin embargo, el punto común a toda mediumnidad en este dominio, es el desarrollo de la imaginación y de la cavilación.

      La cavilación se trata aquí de la facultad de cavilar, si no de una facultad especial que permite sentir el medio en el que se habita. En los animales, a esta capacidad, le podriamos llamar "estimativa". El cordero, por ejemplo, ve al lobo y se retira espontáneamente no porque el cordero sepa lo que es el lobo, si no porque gracias a su estimativa, siente que lo que esta frente a él es contrario a su naturaleza. En el hombre, la estimativa es conocida como cavilacion.

      Habrá sin duda mucho que decir sobre las prácticas que desarrollan la mediumnidad. Ciertos cristianos bien intencionados y piadosos, desarrollan una mediumnidad sin darse cuenta. Por ejemplo, aquel que dentro de la oración busca siempre el sentir que Dios está ahí, que Dios lo ama, va a desarrollar una mediumnidad.

      Igualmente, aquél que se fusiona afectivamente podrá desarrollar una mediumnidad. La actitud de fusión es típica de los médiums, aún y cuando no todos los que la tienen sean mediums.

      La confusión de lo espiritual y lo sensible conlleva mucho desarrollo de mediumnidad. Todo aquello que tiene que ver con el movimiento New Age, yace sobre el desarrollo medium sin decirlo.

      Se aprende a entrar en contacto con las fuerzas de la naturaleza, en armonía con las energies del universo, etc... La naturaleza no es espiritual. Fusionarse con la naturaleza para sentir su energía, significa estrictamente desarrollar una mediumnidad.

      Osaría decirlo, por mi experiencia -pero habría que ver de más cerca según las actividades que sean propuestas- que todas las técnicas de meditación transcendentales y orientales vuelven médiums. En ese tema, encontrarán un especialista porque él lo vivió y lo analizó de cerca: el Padre Verlinde.

      Evidentemente, todas las prácticas ocultas presuponen la mediumnidad. Desde el magnetismo y toda clase de trabajos a distancia como el reiki pasando por la radiestesia, la clarividencia, el espiritismo, toda clase de hechizos, etc...

      Uno puede convertirse igualmente en medium al ser magnetizado. Todas las prácticas paramédicas que tocan a las energies con violencia corren el riesgo de convertir en médium.

      Aquí, todo depende de aquel que sana y de aquél que es sanado, por ejemplo si el donante es médium, o si el receptor es muy receptivo porque coopera con todas sus fuerzas.

      La droga convierte en médium porque desarrolla con violencia y de forma no finalizada la imaginación.

      Todo el mundo de lo virtual puede convertir en medium a partir del momento en que se toma como absoluto y que se fusiona con lo espiritual. Podemos sin duda encontrar muchas otras causas que conllevan a la mediumnidad, pero creo que he enlistado ya las más comunes.

Subir

4 - Cuáles son los efectos de la mediumnidad?


      El desarrollo medium da poderes que son, al principio, naturales, pero que se vuelven la mayor parte del tiempo rápidamente demoniacos y ocultos.

      Estos poderes se declinan según la facultad sensible que es desarrollada. Todas las facultades sensibles estan de cierta forma conectadas en el imaginario que es la facultad de síntesis de la sensibilidad que todos los mediums tienen una facultad imaginativa muy desarrollada.

      El imaginario ligado a la vista da el poder de videncia. Esta se manifiesta por medio de flashes que la persona recibe, ya sea que ella los busque en una práctica de videncia, o que no los haya buscado del todo. Los flashes pueden venir sin aviso previo! Pueden corresponded a la realidad, cuando los flashes no son voluntarios se tratan por lo general de personas cercanas, como premoniciones. Cuando los flashes son buscados, llegan por fusión con la persona con la que se practica la videncia.

      Mientras que la cavilacion es desarrollada de forma médium esta dá el poder se sentir los lugares, los objetos, las personas. El vidente se sirve de el igualmente para la discerción. El imaginario desarrollado de forma médium ligado o tocado, desarrolla el poder de radiestesia.

      Por el contrario, la cavilación desarrollada mediumnicamente, ligada al tacto da el poder de magnetizar, de comunicar energies y de recibirlas.

      Me parece que el imaginario médium ligado al oído da el poder de la telepatía. En efecto, el oído es la facultad del sonido y hecho uilteriormente para la palabra humana, porque esta es el sonido de mas calidad. Habría que buscar si la cavilación medium ligada al oído no otorga el poder de la premonición en relación a las catástrofes naturales porque la cavilación es la facultad de sentir el medio que para nosotros es el universo físico.

      El oído está hecho para probar el silencio de la naturaleza, su descanso. El silencio absoluto de la naturaleza no existe porque esta está en perpetuo movimiento. El ritmo natural es armonioso y crea un sonido especifico de la naturaleza. Una desarmonía grave y brutal rompe este sonido natural y puede ser percibido por el medium con anticipation. Podríamos buscar así otras combinaciones mediums para discernir los distintos poderes. Me parece que el espiritismo alía el desarrollo medium de la imaginación y la cavilación.

Subir

5 - Que criterios aplicar en relación a la mediumnidad?


      Segun el discernimiento teológico que planteamos, la mediumnidad es directamente contraria a la persona humana. Es el tipo de desarrollo de la naturaleza humana no finalizada. Porqué y en que podemos decir que no es finalizada?

      Es justo ahí que se encuentra la piedra de escollo. La mayor parte de la gente que tienen estos poderes mediums y que son, por mucho, gentes de Buena fé, pretenden poner su poder al servicio del prójimo. Gracias a las premoniciones, se pueden prevenir catástrofes, accidentes. Gracias a la videncia, podemos ayudar a la gente a tomar buenas decisiones, gracias al magnetismo, podemos curar a gente declared incurable por la medicina, etc. Vemos bien todas las objeciones que escuchamos todo el tiempo.

      Cuál es el criterio del discernimiento? Es la eficacia del bien que se puede hacer? En el plano cristiano, la respuesta es clara y es no. sabemos en efecto que el demonio es capaz de lograr prodigios, de hacer profecías. El demonio ha tenido siempre sus profetas en la bibila. Y su vicio llega incluso hasta el punto de cazar otros demonios. Los judíos acusan a Jesús de cazar al demonio por Belzebú, lo que prueba que ellos tuvieron la experiencia de esto y en efecto, Jesus no dice que sea imposible. Puede ser que ciertos de nosotros fuimos testigos de que una persona poseída por varios demonios será liberada en parte por los demonios más poderosos que cazan a los más pequeños, esperando tal vez poder ganarles el lugar o por vanidad.

      Si el demonio es capaz de hacer el bien, no lo es de forma gratuita, si no para seducir a las almas, entonces hay que dejarlo bien claro; la mayor parte de los mediums forman parte de esas almas.

      Puede uno hacer el bien pagan do como precio la destruccion de esa persona? Si la mediumnidad implica la destrucción de la persona porque ella impide el desarrollo de la naturaleza humana de la persona, no se trata de un bien sin lugar a dudas.

      Agreguemos que la mediumnidad, implicando el desarrollo de la naturaleza contra la persona, el medium se convierte en conocido del demonio. Es por lo cual, el poder medium natural se transforma rápidamente en poderes ocultos demoniacos. Un medium que ve de pronto todo sus poderes considerablemente acrecentados puede estar seguro de que está de hecho ya infestado por el demonio.

      Otro criterio de la infestación demoniaca que puede conllevar hasta la posesión est que el medium no quiere renunciar a sus poderes. "La caridad bien intencionada comienza consigo misma", no es un dicho si no una conclusión teológica.

      Si un ciego conduce a otro ciego, no tropezarán los dos con la misma piedra?

Quisiera añadir otro criterio que me parece importante. La mediumnidad, es esta un carisma? Que diferencia hacer entre un carisma y la mediumnidad? Ambos manifiestan ciertos póderes que parecen sobrenaturales, sobretodo cuando el médium esta infestado y que sus poderes aumentan.

      El carisma no es un signo de santidad y puede ser dado tambien a un tunante. Tenemos ejemplos en la biblia. El discernimiento no se puede hacer entonces a partir del sujeto que tiene este poder, a partir de la santidad del sujeto.

      Debemos entonces decir que la mediumnidad es un hábito mientras que el carisma no es permanente. Aquel que afirma que tiene el carisma de curar y que puede utilizable cuando lo desee es un médium y no un carismatico. Es el mismo caso para aquel que pretende tener el carisma de la ciencia, del conocimiento, de discernimiento de los espíritus, etc... Es carisma, videncia o incluso espiritismo? Me parece que hay, hoy, muchas confusiones en el renacimiento y en otros casos.

Subir

6 - Cómo ayudar a un médium?


      Un medium infestado o poseído por el demonio es muy dificil de liberar, porque la mediumnidad constituye una puerta abierta por las razones que ya mencionamos: el demonio conoce al medium y puede actuar sobre él. Nos dimos cuenta de que el demonio no podia tocar el alma espiritual porque ella es creada por Dios. Sin embargo, puede llegar a la sensibilidad si esta no es finalizada, el cual es el caso del medium. El demonio puede engañar al medium en su sentir. El medium no debe entonces fiarse de aquello que siente.

      La primer cosa importante es que el medium esté consciente de su propia mediumnidad y explicarle de que se trata, para que el comprenda que debe perderla y porqué debe perderla. Para esto, es bueno describir todos los síntomas del medium de forma tal que el se identifique fácilmente y entregue su confianza, porque él verá que se le dicen cosas verdaderas sobre lo que vive y que se le trae la luz sobre fenómenos que hasta entonces nadie le habia podido explicar.

      El Segundo paso, es darle la explicación filosofica muy simple a partir de ejemplos para aumentar su confianza y que el vea que aquello que se le dice no es intuición ni mediumnidad si no una reflexión inteligente. Habrá que insistir en los efectos negativos de la mediumnidad y sobre el empobrecimiento de la vida de la inteligencia que esta representa. Siendo la vitalidad del hombre limitada, el desarrollo medium no puede mas que existir a costa del deterioro de la vida de la inteligencia, de ahi la dificultad de concentración de la que hablábamos. En efecto, cuando se le dice al médium que lo mejor es dehacerse de su mediumnidad, no lo aceptará fácilmente!

      Tercero: Hay que explicable como perder la mediumnidad. Siendo ésta un hábito, se pierde al dejar de ejercerlo. Al contrario, mas uno lo practica, más el hábito echa raíces en el médium y más abre la puerta al demonio. Sin embargo, perder un hábito al dejar de ejercerlo no es sufficiente, porque el hábito medium como todo hábito queda presente de forma latente y todo ejercicio mediúmnico aún después de un gran período de abstinencia despierta la mediumnidad muy rápidamente. Otra forma de perder el hábito medium es crear un hábito que le sea contrario.

      Un ejemplo para mostrar que esto es possible. El ciego que crea el hábito del oído y del tacto, ha podido hacerlo porque su voluntad ha mobilized su vitalidad hacia donde él lo deseó. Esto significa que la voluntad tiene la capacidad de orientar el capital de vida hacia donde esta lo desee. Ya que, movilizandola en la inteligencia, facultad del alma espiritual, crea el hábito de realismo.

      Siendo el capital de vida limitado, el habito de realismo de la inteligencia existira en deterioro del habito de la vida sensible. La inteligencia es la facultad de lo real. Crear éste hábito se hace multiplicando los actos de la inteligencia que son actos de realismo, no razonamientos! Por el contrario, el razonamiento donde la inteligencia esta ligada al imaginario corre el gran riesgo he hacer recaer al medium en su estado de mediumnidad.

      El ejercicio más simple de la inteligencia es la presencia en lo real, no la conciencia de esta presencia, si no la presencia simplemente. Normalmente, no existen esfuerzos particulares que hacer para ser, de esta forma despertado en su inteligencia. Hay sobre todo que prestar atención a no estar ausente. Por esto, hay que señalar los lugares o el medium estará en su mediumnidad en lugar de estar en su inteligencia.

      Estos son todos los lugares donde el medium tiene tendencia a partir imaginativamente a otro lugar. Mientras que el medium fusiona, no se encuentra más presente en lo real. La inteligencia, por el contrario discierne que aquello que es, es. O sea, que ella afirma el existir de lo que es como otro a lo suyo propio. Afirmar "esto existe", es afirmar que eso tiene su propio ser que no es el mío. Este tacto de la inteligencia es directamente contrario a la actitud fusional donde, por el contrario, yo hago un cuerpo con el otro. La fusion desaparece imaginativamente la distancia con el otro. Los lugares donde el realismo se pierde en un medium son todos los lugares donde el medium no se involucra tanto en lo que hace que puede estar al mismo tiempo en otro lugar, lugares en los que tiende a divagar. Esto conscierne todas las actividades ordinarias que repite todos los días. Otro lugar muy Corriente es la naturaleza o las iglesias, lugares que el medium gusta particularmente, porque el tiene la habitud de fusionarse para recargarse a veces sin darse cuenta. Otro lugar es la relacion personal. Porque el medium atrae a si todas las personas con problemas y que el fusiona con él, ejerce su mediumnidad. En las relaciones personales, el debe aprender a interponer una distancia con los demás: el otro, es el otro y yo soy yo, sin mezclas.

      Podríamos decir lo mismo en esta relación personal con Dios que la oración y especialmente en la adoración del santo sacramento. Yo aconsejo siempre al médium de orar con los ojos abiertos y de no cerrar los ojos porque cerrar los ojos vuelve dificil la presencia. Al contrario, tener los ojos abiertos ayuda al medium a estar bien presente en su oración. Por otro lado, fijar la Mirada sobre un objeto hace perder la presencia.

      Es por esto, que durante la adoracion de los sagrados sacramentos es bueno ver la eucaristía, pero sin fijarse demasiado en ella porque si no, la presencia se pierde y se recae en la mediumnidad ejerciéndola, y desarrollándola.

      Por ultimo hay que señalar que ciertos demonios pueden tratar de impedir la perdida de la mediumnidad. Al parecer, estos demonios se llaman devas. No puedo desarrollar la relacion entre los chakras y la mediumnidad pero hay una corelacion muy estrecha entre los dos.       Les he dado el punto de vista filosofico mientras que los chakras forman parte del punto de vista de las religiones de la India. Estos demonios, devas, justamente se fijan sobre los puntos chakras para impedir el cierre de estos.

      En este caso, los demonios devas están presentes hay que proceder a una oracion de liberacion.

      Finalmente, no le aconsejo a un medium de ir a grupos renovacion para participar en carismas. En efecto, estos grupos sucitados por el espiritu santo son hechos para pescar grandes presas, personas que son bastante cargadas, algunas veces infestadas por el demonio.

Cuando un medim va a dichos grupos para participar en el carisma, el debe de abrirse a la influencia del espiritu santo.

      Desafortunadamente un medium no puede diferenciar entre una apertura espiritual al espiritu santo y una apertura mediumnica. De hecho, no estoy seguro de que podamos concretamente abrirnos solo la vida espiritual sin abrirnos igualmente de forma sensitiva. N medium que abre su mediumnidad puede entonces recoger los demonios que estan presentes sobre las otras personas cargadas que fueron a la oración. Hay que tener cuidado al participar en un carisma hay que estar muy finalized en su ser personal. He desafortunadamente visto casos donde mediums o personas con este tipo de tendencias fueron tomadas por el demonio en grupos de renovacion.

Subir

Conclusión


      Es cierto que la mediumnidad está muy extendida en nuestros días. Una mirada obediente a los ojos de Dios sobre la creatura nos muestra inmediatamente que la mediumnidad es contraria a la intencion de Dios sobre la persona. Dios creo el alma espiritual para que el hombre se gobierne a partir de esta, porque es poe ella que el hombre puede descubir y reunirse con su dios. Tentar con el poder que da la mediumnidad con el pretexto de filantropismo, no es bastante perverso?

      Nuestra cultura de lo virtual donde las personas se sumergen en la informática de forma intensiva, los juegos de video, desarrollan una mediumnidad porque esto llega a la edad donde normalmente debería desarrollarse la inteligencia y siendo esta un pecado por el culto de lo virtual.

      Las heridas de la infancia -que se multiplican hoy por culpa de parejas que se separan- desarrollan seguido una mediumnidad porque el sufrimiento hace que alguien se doblegue en si mismo y en su sensibilidad. Las paramedicinas a base de manipulación energética desarrollan la mediumnidad tanto para aquellos que la practican como para aquellos que se "benefician" de esta!. La meta es hacer creer que la mediumnidad da acceso a una vida mística auténtica. No es acaso ésta la metira del padre de las mentira? La mentira de aquél que es homicida desde el comienzo?

      Me pregunto si la mediumnidad no se trata de una caricatura demoniaca del sacerdocio real de los fideles? El sacerdocio es una meditación en plan espiritual que podemos todos ejercer gracias a la caridad que es un hábito. Una meditación no finalizada en el plan sensible, no es acaso una caricatura demoniaca? Sabemos que el demonio caricaturiza todo aquello que hace Dios, es suficiente leer el libro del Apocalípis para darse cuenta.

      No olvidemos que el demonio hizo caer a Adán por medio de Eva y por medio de una falsa caridad fraternal. Se trataba de la salvación, de convertirse en una clase de Dios comiendo la fruta del arbor del conocimiento del bien y del mal por un acto puramente humano y no sobrenatural: tomar una fruta del árbol.

Père Paul-Marie de Mauroy, c.s.j.      

Subir

Valid XHTML 1.0 Transitional Valid CSS!